La edición fotográfica es un mundo que ha evolucionado mucho a lo largo de los últimos años. Ya no solo es necesario contar con un buen fotógrafo, alguien que además de saber jugar con las luces y perspectivas, saque la mejor versión de ti misma, sino que además, es necesario que sepa también trabajar con una buena edición para conseguir resultados espectaculares.

La edición puede ser nuestro mejor amigo, pero también nuestro mayor enemigo. Ya son numerosas celebridades, las que han mostrado a través de las redes sociales su disconformidad con la edición que han realizado algunos de sus fotógrafos en trabajos en los que han participado. Una cosa es poner un filtro y otra muy distinta es transformarte, convertirte en otra persona moldeando tu cuerpo al gusto de los cánones de belleza. 

Países como Francia, desde 2017 aprobaron un decreto en el que todas las fotografías comerciales modificadas a través de un software, deben llevar de forma obligatoria, un crédito en el que se lea “fotografía editada”. Todo ello, con el objetivo de minimizar la normalización de la edición en exceso, y evitar la creación de prototipos y cánones de belleza innecesarios e irreales a los que pueda llegar a aspirar la población.

Pero no solo emplean la edición los fotógrafos profesionales, también lo hacen los usuarios amateurs como nosotros. Existen miles de aplicaciones que sirven para editar y modificar luces, colores, formas y contrastes de las fotografías. Nosotros, no estamos en contra de la edición ni decimos que no se debería usar, es más, usada de forma correcta consideramos que es un arte que no todos poseen, saberla usar adecuadamente y crear retratos únicos es un don. 

Aun así, lo que sí que queremos remarcar es que estamos en contra de ediciones que transforman cuerpos, caras y personas. Consideramos que es perjudicial para la salud mental de las personas y poco ético. 

Por ello, si te comprometes a usar las herramientas de edición de forma correcta, este artículo es para ti y puedes seguir leyéndolo. En caso contrario, te recomendamos que le eches un ojo a alguno de nuestros siguientes artículos que también son muy entretenidos e interesantes. 

¿Cómo editar?

Quién no sueña con editar las fotos como una auténtica influencer, si seguimos una sintonía de colores y formas, podemos lograr conseguir un feed super cuidado. A continuación, desde Makwins os vamos a mostrar el proceso de edición en una fotografía de una de nuestras colaboradoras, y cuáles son los pasos y aplicaciones que seguimos para obtener una buena edición. 

Esta es la fotografía inicial:

En primer lugar, utilizaremos la aplicación “Snapseed”, la herramienta quitamanchas, para eliminar las pequeñas imperfecciones de la cara como granitos o marcas. Este paso es opcional, ya que cada uno es libre de mostrar su cuerpo con o sin filtros. 

A continuación, acabamos de perfeccionar la piel con la aplicación “Airbrush”. La herramienta de pulir nos ayudará a dejar la sensación de una piel tersa y fina, aportando luminosidad y firmeza. 

Por último, utilizaremos la aplicación “Lightroom”, con esta podemos cambiar los parámetros de luminosidad, temperatura, balances de colores… Además, podemos comprar presets (filtros) creados por influencers que utilizan en sus redes sociales y conseguir los mismos efectos y resultados que ellos, o crear nuestros propios presets para lograr que todas nuestras fotos sigan un mismo patrón de color.

Finalmente, la foto de nuestra colaboradora Paula Engli ha quedado así. Esperamos que os hayan servido de ayuda estos pequeños consejos y que los pongáis en práctica en vuestras fotos. A continuación, os mostramos una comparativa de la primera y segunda fotografía, para que podáis apreciar mejor los detalles de edición. 

¡Nos vemos pronto!

Por último, queríamos agradecer al estudio fotográfico “The Set Lab por colaborar junto a Makwins en la realización de la sesión de fotos mostrada anteriormente. Os recomendamos su estudio si lo que estáis buscando son fotos originales, divertidas y profesionales en Barcelona.